SOMOS EL PRIMER DIARIO ELECTRÓNICO CIUDADANO DEDICADO A ANTIHUALA, TEMUCO CHICO, LA ARAUCANA Y CARAMÁVIDA, QUE INCLUYE ADEMÁS, NOTICIAS DE LA COMUNA DE LOS ÁLAMOS, PROVINCIA DE ARAUCO, REGIÓN DEL BÍO-BÍO, CHILE. CREADO EL 1° DE JUNIO DE 2009.

domingo, 8 de abril de 2012

Don Hipólito Ulloa Figueroa, soldado y colonizador y las familias que le siguen.


Reeditamos la siguiente crónica que es parte de una entrevista realizada en el año 2002, al nieto de don Hipólito, don Misaldo Ulloa Carrasco,  domiciliado en el mismo lugar donde vivió el soldado y colonizador, en lo que fue el Fundo Temuco, hoy la localidad de Temuco Chico, quien nos cuenta con grandes detalles antecedentes de su familia y  el lugar.

Don Hipólito llegó a Arauco,  perteneciendo al ejército de la Frontera, durante  la época de la Pacificación de la Araucanía. Fue sargento  y  además, cumplió la función de escribiente.   Desde allí  recorrió los diversos fuertes de la Alta y Baja Frontera  llegando de a caballo  por la costa hasta Nueva Imperial.

Nos permitimos transcribir aquí parte lo publicado en el Libro  Lebu, de la leufumapu a su centenario (1540-1962),  Alejandro Pizarro Soto, Editorial Ñielol, 1994  ((1) Pág. 221 y 222): "El 5 de noviembre de 1881 el pueblo mapuche inició el último levantamiento militar de su historia, con el que puso en aprietos a las fuerzas cívicas y a la línea que cubrían las guarniciones de la Alta frontera. El alzamientos de los indios se produce por  las depredaciones y violencia con que se pretende llevar a cabo la reducción de los araucanos y su completa sumisión a nuestras leyes; y de otra parte, las injustificables tropelías y extorsiones cometidas contra ellos por los chilenos fronterizos.   De igual manera, los lafkenches de la Baja Frontera iniciaron el alzamiento en el sector sur de la provincia en la 6a.. Subdelegación  del departamento de Cañete".

 Con ese fundamento histórico veamos lo que nos cuenta don Misaldo Ulloa:

Estando en Arauco, como soldado del ejército,  se vinieron a la zona otros hermanos de don Hipólito quienes compraron en  Quiapo y posteriormente  en Nalcahue. En todo ese ir y venir un coronel del Ejército de apellido Méndez  que tenía la propiedad del fundo Temuco se la ofreció a don Hipólito para que la administrara. De esa manera, se vino a este lugar a administrar  el fundo,  más o menos, en el año 1880.
Después de un tiempo el Coronel Méndez se la ofreció en venta  y don Hipólito Ulloa quien ya había jubilado o se había retirado se decidió a comprarlo, pues la señora María Fierro ya estaba cansada y tampoco tenía intenciones de moverse de este lugar. 

El matrimonio Ulloa Fierro tuvo seis hijos: Recaredo, Pedro, una mujer, Manuel, Donatilo y Corcino. Dos o tres nacieron acá en el fundo. De ellos, hay descendencia solo de  Pedro y Corcino, ya que los demás fallecieron a temprana edad y no tuvieron hijos. 

Don Hipólito fue una autoridad en el sector como ex-militar, siendo subdelegado del distrito Temuco administrando justicia. Lo fue posteriormente también el hijo  Corcino como juez de distrito, quien también en una oportunidad fue regidor de la Comuna. En el año 1935, falleció doña María Fierro a la edad de 90 años.
Don Corcino, el menor se educó  en la escuela de las señoritas Mora que estaba ubicada en lo que es hoy la calle O’Higgins al llegar a Prat (hoy casa de los Pascal). De ahí se fue a Lebu y siguió en el liceo donde además de estudiar el francés, terminó el sexto Humanidades con mención en alemán en el año 1911. Entró a trabajar como empleado en la Compañía Inglesa. (compañía minera) que  se dedicaba a la exportación   y que también construyó el ferrocarril hasta Cañete en su primera etapa .
Como buen campesino se vino al campo y se dedicó a la agricultura junto a sus padres y  además, efectuó arriendos  de fundos  en la cordillera en el sector de Cayucupil. Posteriormente hizo compras en los alrededores de Antihuala. Vendió los derechos que tenía en la zona de Quiapo. Así siguió trabajando y aumentando la cantidad de terreno, con lo se dedicaba a la crianza  de animales y a las siembras de cereales como trigo, avena y papas.

Don Hipólito fue una autoridad en el sector como ex-militar, siendo subdelegado del distrito Temuco administrando justicia. Lo fue posteriormente también el hijo  Corcino como juez de distrito, quien también en una oportunidad fue regidor de la Comuna. La esposa doña María Fierro, tuvo una prolongada vida, ya que falleció en el año 1935, a la edad de 90 años.

De los descendientes de don Hipólito Ulloa Figueroa y María Fierro, sus hijos Pedro que se casa con Delfina Ulloa tienen cinco hijos: Héctor, Raquel, Emilia, Joaquín, Dina e Hipólito. Por su parte, Corcino casado con Benedicta tienen cuatro hijos: Rolando, Misaldo, María  Elena y Magaly.

La Escuela en el fundo Temuco.
Como había desaparecido  por un buen tiempo las escuela  de las señoritas Mora ante la necesidad de que se educaran los niños, don Corcino comenzó a gestionar en Lebu la posibilidad que hubiera una escuela en el sector. Para ello, don Corcino ofreció una casa para habilitarla como escuela. Un señor de apellido Quintana, director provincial de educación  cedió la autorización para iniciar el año escolar en  el año 1937.El mobiliario conformado por bancas y escritorio adosado "con el típico hueco"  para el tintero, más el pizarrón,  hubo que ir a buscarlo "en carreta" a Rucarraqui.

Desde  la ciudad de Temuco (Novena Región), se vino por una año un familiar de los Ulloa, la profesora Edilia Sanhueza Ulloa, quien fue la primera profesora de esa escuela. Después vino una sucesión de profesores, entre ellos la señora Berta Mora (familiar de las señoritas Mora), Elena Vera, un profesor de apellido Abospadilla, que trabajó primero en La Araucana,  Tuznelda Ruiz y María Inés Irazoqui , entre otros siendo uno de los últimos Arturo Alvarez con quien en 1952, más o menos,  la escuela se trasladó a Antihuala, donde la empresa BIMA había construido un local para atender a una mayor población con la instalación de la industria.

Frente a la casa de don Misaldo existe un árbol, en todo el vértice donde está  hoy la Iglesia del ejército evangélico  y que ya  estaba cuando llegó  don Hipólito al lugar. Actualmente, dicho árbol se encuentra declarado patrimonio histórico comunal.  Ese árbol se mantiene  como recuerdo de lo que fue esta posesión en la cual descansaban  los ejércitos en su viaje al sur durante la colonización. Durante esa época en el lugar había una casa de adobe  y que luego el abuelo compró y posteriormente reemplazó por una  casa de madera recubierta con  zinc. 

1 comentario:

Alvaro Ulloa dijo...

Hola soy ALvaro Fernando Ulloa Carrasco hijo de Francisco Rolando Ulloa Carrasco, sobrino menor de Misaldo Ulloa Carrasco. Hoy por mi parte agrego tres hijos Ronald Isaac Ulloa, Carolina Isabel Ulloa y Scarleth Yafym Ulloa, de la última mencionada ya está Maximiliano y de mi hija mayor esperemos llegue bien su hijo que lleva en su vientre.
Puedo decir que a pesar de la baja y poca estreches con mi familia, puesto que también nací en Cañete, algo me aferra a ella y la amo mucho, con otra prima estamos formando nuestro árbol genealógico y deseo recibir mas antecedente en mi correo (shinpfu@gmail.com), se agradece.
Un fuerte abrazo a mi pueblo natal y a mis antepasados.